miércoles, 12 de marzo de 2008

Cerdito metafísico en el Comedor Universitario 12:48 p. m.


Cerdito acaba de comer diligentemente su comida y tiene entre sus pezuñas, dulces, pequeñas, apestosas pezuñas, una pobre e indefensa manzana. Rojita rojita. Hay que devorarla, pero Cerdito se ilumina de repente un estado de gracia un abismo entre la mesa y su cuerpo y la verdad la primera pregunta aparece y alto señor el estómago y la mente convulsionando oponiéndose la idea contra el deseo. Heidegger, el viejo alemán nazi vendedor de libros y electrodomésticos, él...La pregunta por el ser y Cerdito mira la manzana comienza a brillar la han descubierto...Ella también ES...Sí sí Cerdito ella también es, está siendo. ¡Oh! Grave dificultad y ahora? Cerdito se siente ultrajado desnudo ella es ya no será posible arrojarla al largo sendero del esófago las glándulas la manzana que rueda por trocitos ¡ah! y después la felicidad oh no no, Cerdito, ya no se puede ella es, Cerdito. Una especie de burda sonrisa cubre el rostro uniforme y pacífico del noble vegetal. Cerdito se para de la silla coloca una pezuña de manera rotunda sobre la mesa y dice ¡no! Esto no puede ser lo que el discurso hace el discurso lo DES-hace. El público se sorprende ven la redonda silueta del ardoroso comensal y no tiene palabras. Ven como inicia el enfrentamiento: Cerdito se coloca frente a la manzana se da cuenta que la posición le brinda cierta ventaja no la igualdad ante todo Cerdito sube a la mesa coloca sus cuatro pezuñas sobre la mesa ahora vas a ver condenada se miran fijamente como a punto de embestirse de una manera casi felina feroces ambos contrincantes. Si tú eres y yo también soy eso significa que ambos somos, se deduce, asienta el primer golpe Cerdito un silogismo notable transparente, el vegetal sigue imperturbable no se mueve nisiquiera respira se mantiene en un estado de completo cinismo. Eso quiere decir que siguiendo al viejo alemán ni tu eres una cosa ni yo tampoco, pero acaso eres un útil? Qué eres puedes ser un útil ciertamente, pero no esa es una salida demasiado fácil para el esférico comensal, no se pueden solucionar los problemas citando a otro y peor cuando nisiquiera habla castellano pinche alemán Cerdito, se deduce, ¡Oh! El público queda sorprendido ante la sinceridad de Cerdito cada vez son más los que se acercan para asistir al enfrentamiento de estas dos inteligencias notables. La manzana no hace nada sólo mira con desprecio a cada uno de los asistentes se limita a contemplarlos así descuidada cree que ha vencido pero no aún no, Cerdito sigue pensando, se voltea, rueda por la mesa, las ideas parece que lo han abandonado no pobre Cerdito está acabado dicen algunos ya se terminó pobre no fue capaz de remontarse, sí pobre dicen otros. La gente comienza a partir, poco a poco el movimiento se hace mayor sólo un pequeño grupo continúa fiel al combate donde ambas inteligencias se someten y dan todo ante la posibilidad de aniquilar a su contrincante. Y de repente, claro pero yo puedo decir que soy yo, pero no sólo por el lenguaje, puedo hacer autoconciencia, puedo recrearme...Jajajajaja, te tengo maldita la gente salta de alegría, algunos se agarran de las manos los que hace poco estaban de regreso a sus lugares son los primeros en expresarse. Todos observan con deleite el efectivo y puntiagudo ataque de Cerdito. La gente no puede más se abalanza sobre Cerdito el campeón, lo elevan no pueden contener su felicidad, los más enfebrecidos hinchas se acercan a la manzana y la escupen Cerdito ¡wik, wik! Feliz.

La manzana entre las pezuñas de Cerdito te llegó la hora esto se acabó, pero de repente algo tiembla en las pezuñas de nuestro héroe, no no puede hacer casi a punto de ser digerida la infeliz se decide a brindar unas últimas palabras. Cerdito se coloca la manzana en la oreja, ahí escucha entre espantado y pudoroso el veredicto: hiciste trampa, Bajtín, Descartes, toda una larga tradición lista de autores increíbles nombres... No puedes saber si tú eres el único en hacerlo... Sólo confías en tu experiencia pero ella no es demostrable... Incluso no puedes prolongarla hacia mí; Cerdito queda helado casi entre lágrimas apenado se siente chicharrón... la manzana se escapa comienza a deslizarse primero lentamente después cada vez más rápido... Esto se acabó, Cerdito.

Después de comerse la manzana Cerdito feliz feliz wik wik. Te olvidaste del deber ser ímbecil, jajaja, y un poco de rubor inunda las mejillas de Cerdito feliz triste Cerdito.

1 comentario:

El Estereograma dijo...

dios mio, qué te dan de tragar en ese comedor? estás seguro que todo se encuentra dentro de lo aceptablemente comestible???